Translate

28 jul. 2011

UN NUEVO PARTIDO

Hace unos días que sigo en twiter comentarios de Equo, una nueva agrupación política. Me he hecho seguidora porque me interesa estar al día de cómo evoluciona. He leído su manifiesto http://proyectoequo.org/manifiesto-es-el-momento/ y me ha gustado, a penas no estoy de acuerdo con un par de detalles... Puede que, a pesar de las pequeñas diferencias, incluso sean los que me hagan votar en las próximas elecciones.

Llevo diciendo, sobre todo este año y, en parte, gracias a los indignados que aventuraron la posibilidad de una nueva manera de hacer política, que me encantaría poder votar: si hubiera un partido cuya lema, por ejemplo, fuera “El Partido de la Tierra y lo Seres Vivos”… un partido que estuviera por encima de las ideologías al uso para poder tener, únicamente, las ideas claras respecto a lo que de verdad importa y es imprescindible. Así que cuando empecé a ver que esta nueva agrupación va de esto… me alegré sobremanera.

Sin embargo, tras la primera impresión, ya me temí que en el fondo solo fueran izquierdistas… y después de leer el manifiesto, más abajo en la web, vi que uno de sus blogs es “Agrupación de las Izquierdas” y esto ya no me parece tan bueno… Me explico.

El problema está en que la izquierda es demasiado humanista… quiero decir antropocentrista y, por supuesto, demasiado populista o socialista… -o sea la sociedad humana lo primero- Y estas características no son compatibles con la defensa de la Naturaleza de la predación humana, porque cualquiera que quiera defenderla en serio, de forma efectiva, tendrá que caminar por una cuerda floja en delicado equilibrio y tomar posturas y decisiones muchas veces impopulares o contrarias a intereses humanos.

El izquierdismo es progresista por definición. Y el Progreso, como ideología confunde civilización con evolución y cree que son algo así cómo una línea recta de menos a más, dónde por delante siempre está lo mejor… Esto choca esencialmente con la realidad. Progreso y Desarrollo, al que le colgaron la etiqueta de “Sostenible” para auto-justificar seguir con un modelo que se ha revelado absolutamente nefasto, si no son la misma cosa van de la mano.
¿Podrían dejar los izquierdistas de ser “desarrollistas” para defender la Naturaleza? Lo dudo mucho, entre el uno y la Otra, elegirán al uno… En caso contrario, dejarían de ser izquierdistas.

Además, y esto es lo más importante, la defensa de la Naturaleza no es cuestión de ideologías políticas… Debemos protegerla todos juntos, es absolutamente necesario. Si es un partido de izquierdas –como si lo fuera de derechas, lo mismo da- el que la utiliza como reclamo político, el peligro es que automáticamente se desactive una parte importante de este país, la que pertenece a la ideología contraria, que percibirán la defensa de la Naturaleza como algo propio de sus rivales. Lo que para la Naturaleza sería totalmente nefasto.

Para que una defensa política de la Naturaleza, de la Tierra y todos los seres que la animan, fuera realmente eficaz tendría que estar formada por personas desvinculadas de las ideologías dicotómicas de derechas e izquierdas.  Naturalistas, conservacionistas e incluso gentes de la ecología profunda y otros “locos” apasionados de la Naturaleza Salvaje para los que ésta es “lo primero”. Personas con una mente más científica que política, serían las más adecuadas y la garantía de que realizarían su cometido.

Pero parece que aún no es el momento… si es que alguna vez lo llega a ser. Todavía no se ha generalizado la idea de que defender la Tierra, la Naturaleza, por encima de todo, no es algo vetado a esos locos que se fijan en cada pequeño insecto, en cada brizna que crece hasta en las grietas del asfalto y el hormigón, que disfrutan con los accidente geológicos o con los mamíferos salvajes, obsesos de los pájaros o de la fauna marina… Proteger la Naturaleza, defender la Tierra es, sobre todo, amar la Vida, la salud del planeta es nuestra salud, la abundancia de especies regocijo para nuestro espíritu y seguro para nuestro futuro… Amar la Tierra es amarnos a nosotros mismos… pero la Tierra ha de ser primero pues, por seguir únicamente nuestros impulsos antropocéntricos, ahora nos vemos en este callejón sin salida. Seguir por este camino es acabar aplastados por nosotros mismos*.

*Al escribir esto he recordado el título de un panfleto que leí hace unos años “Yo, aplastado por mi mismo”, no recuerdo quién lo escribió, debería buscarlo en alguna caja dónde seguro lo guardé pero… bueno, era una buena crítica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario