Translate

1 sept. 2011

DE MENTES Y HUMANOS...

Es curioso cómo funciona la mente humana.

Este verano he dado clases a un niño muy espabilado y simpático de seis años de edad.
En los momentos de lectura, cuando llegaba a una palabra que le resultaba incomprensible, por no dejar de leer o reconocer que no la entendía… sencillamente, ¡se la inventaba! Decía cualquier palabra que le venía a la mente y que guardara alguna similitud o relación con lo que había leído justo antes. Lógicamente, en la mayoría de los casos, la palabra que él imaginaba y la que era en realidad, no coincidían. Yo le pedía que no hiciera eso…, que no se inventara las palabras y se limitara a leer lo que ponía. Él se reía avergonzado pero a la siguiente lectura volvía a hacer lo mismo… y así todo el verano.

Cualquiera pensará ¡son cosas propias de niños! Y sí, es cierto… pero es que los adultos, cuando nos enfrentamos a cosas que no entendemos, también nos inventamos la interpretación.
Por ejemplo, una persona adulta lee algo y, a pesar de entender las palabras, no comprende el sentido del texto en conjunto… Entonces tiende a relacionar, inconscientemente, las palabras de ese texto con otras ideas que, con anterioridad, había guardado en su mente… hasta darle al texto en su conjunto un significado totalmente diferente al que en realidad tiene.


Alguna vez había oído eso de que nos gusta leer aquello que coincide con lo que pensamos... ahora tiene más sentido ¡así no corremos el riesgo de encontrarnos ante cosas incomprensibles!

No hay comentarios:

Publicar un comentario